Rutina de belleza nocturna

15 de marzo de 2019

En las ocasiones en que he compartido en redes sociales los nuevos productos de belleza o maquillaje que estoy usando, algunas de vosotras me habéis preguntado por aquellos que utilizo en mi rutina de belleza nocturna. Aunque ya he ido dando alguna que otra pista en el blog y en Instagram Stories (las encontrarás en destacados ‘Beauty’), aquí comparto la rutina al completo que sigo por la noche.

Si leíste mi post sobre Básicos de Belleza y Cuidado Personal, ya sabrás que estoy en un momento de hype por el cuidado del cuerpo, por eso sigo en mi misión de encontrar aquellos productos que sienten bien a mi piel y que además sean lo más naturales posible. En la práctica, esto se traduce en que pruebo toda crema, serum, mascarilla y maquillaje que cae en mis manos. Todavía no puedo decir que el 100% de lo que utilizo sea orgánico, natural o zero waste, pero sí que voy dando pequeños pasos en la medida de lo posible. Por ejemplo, en Navidad incorporé algunos nuevos productos entre compras y regalos, así que he esperado a haberlos usado consistentemente e incluso haber acabado algunos de ellos para daros mi más sincera opinión. ¡Allá vamos!

Aunque sigo haciéndome un lío con el orden de según qué tipo de productos, tengo muy claro que lo primero es la limpieza. Hace muchos años que utilizo agua micelar para desmaquillar el rostro y he probado de varias marcas y formulaciones hasta tener mi favorita del momento (Intense Cleansing H2O de Tahe) y mi ‘nunca-más’ (Agua Micelar de Sephora). Me hacía mucha ilusión probar la fórmula a base de extractos vegetales de Mimesis Sensations, línea de Herbora, por incorporar un producto que además de natural es vegano, pero la relación no ha funcionado… probablemente por mi tipo de piel, cada vez que me desmaquillaba con ella los ojos me escocían muchísimo, así que volví rápidamente a la de Tahe. Me gusta porque la sensación que deja en la piel es de suavidad y su olor es agradable, pero creo que puedo encontrar algo mejor. Si tienes alguna sugerencia, por favor envíamela en comentarios!

Aplico el agua micelar con la ayuda de discos de algodón orgánico reutilizables, todo un clásico ya en mi baño. Están aguantando bastante bien el uso y el paso del tiempo, los lavo a mano inmediatamente después de cada uso y sólo muy de vez en cuando los meto en la lavadora para limpiarlos bien, pero quizá ya toque hacerme con nuevos. Ya he echado el ojo a unos de Alma Eko que tienen un tejido diferente en cada cara para usos distintos, te contaré si los pruebo ;-)

Si he utilizado mucho maquillaje, me gusta acabar la limpieza con un poco de agua y el Amazing Face Cleanser de Aesop, un jabón muy suave con corteza de mandarina, Ylang-Ylang y tallo de lavanda que me está gustando muchísimo.

El siguiente paso sería cepillar en seco y suavemente el rostro. Y digo sería porque hace poco le conté mi rutina a una profesional de un centro de belleza y se echó las manos a la cabeza cuando le dije que hacía este paso a diario. Mi piel es de tendencia grasa, pero también es sensible y quizá por centrarme tanto en lo primero nunca he reparado en lo segundo. Ahora que me miro con más detenimiento, me doy cuenta de que las rojeces en las mejillas son constantes y que mi piel reacciona de forma muy evidente al estrés o cualquier desajuste hormonal, por lo que siguiendo el consejo de la esteticista he reducido el exfoliado a sólo una vez a la semana y el resto de días paso directamente a la hidratación.

Antes de hidratar, y según vea mi piel, a veces me aplico un poco de tónico que ahora mismo es la loción hidratante Hydra Floral de Decléor. El tónico es un clásico y por su olor este me recuerda cuando era pequeña y trasteaba el baño de mi abuela, pintándome con su maquillaje y probando de todos los tarros y botes que allí tenía, entre ellos el agua de rosas.

Como hidratante sigo utilizando el aceite de noche detox VineActiv de Caudalie y me mantengo en los mismos motivos que te conté en el último post para tenerlo como habitual: su aroma me encanta y por la mañana mi piel se ve hidratada, saludable y jugosa. De la misma línea de Caudalie estoy probando el contorno de ojos VineActiv. En los últimos meses he pasado muchísimas horas al día en el ordenador y las ojeras han empezado a ser un tema importante cuando nunca antes me había preocupado, así que además de beber agua, intentar descansar la vista tantas veces pueda y ese largo etcétera que ya sabemos, he incorporado este hidratante para la zona del contorno de los ojos. De momento estoy contenta porque parece que mis ojeras van a mejor, pero es pronto para dar un veredicto definitivo. ¿Tú utilizas este tipo de producto? ¿Tienes alguna recomendación para reducir al instante la hinchazón de la zona de la bolsa por la mañana?

Aunque no sea parte de mi rutina de noche, te cuento un extra de hidratación que aplico en esos momentos de spa casero en el fin de semana. Utilizo la mascarilla de Hydra Life de Dior (muy fancy) dejo que actúe unos 10-15 minutos y después la retiro con una muselina de algodón humedecida. El resultado es muy evidente y me dará mucha pena el día que se acabe! Aunque tengo otra preparada para probar: la Goddess Skin Clay Mask de Charlotte Tilbury.

Otro extra que he probado, pero que esta vez es un nunca-más a pesar de todas las oportunidades que le he dado, es el My Payot Sleeping Pack. Es un tratamiento de noche que hace todo el trabajo mientras duermes, por lo que la aplicas antes de dormir y la retiras con agua a la mañana siguiente (se aplica dos o tres veces a la semana). No me gusta la textura que deja en el rostro una vez la piel la absorbe y tampoco noto ninguna diferencia por la mañana, por lo que voy a pasar este producto a un hogar mejor.

¿Sabes lo que es despertar cualquier mañana de invierno, hacer un gesto mínimo con la boca y notar cómo se raja el labio? Si lo sabes, no estás sola y te cuento que una de las incorporaciones que más ilusión me hace es el tratamiento de labios con ácido hialurónico de Twelve Beauty. Desde que aplico cada noche una buena capa de este aceite súper natural mantengo los labios hidratados y no se me han secado, agrietado ni pelado como me pasaba cada invierno hasta ahora (y que intentaba solucionar con capa tras capa de cacaos de calidad cuestionable). Además no tiene fragancia así que no tienes que preocuparte por si el olor te gusta o no.

Termino con la pasta de dientes de Aesop, que aunque no sea un producto de belleza sí que merece la pena mencionarlo porque además de tener propiedades naturales antimicrobianas y que reducen la acumulación de placa, su sabor es una pasada. Acostumbrada al clásico mentolado, encontrarme con el aceite de wasabi y de cardamomo fue chocante al principio pero luego se vuelve agradable y hasta adictivo.

Breve mención al palito de bambú que aparece en la foto: es Oriculi, una buena alternativa zero waste a los bastoncillos de las orejas. ¿Necesito contarte más?

Buenas y bellas noches
🌛
A.

WRITE A COMMENT