Viajar en solitario

18 de octubre de 2018

Hay que viajar solo al menos una vez en la vida‘. Tú también lo has leído alguna vez, ¿verdad? De momento no me veo con una mochila a cuestas recorriendo el mundo en 365 días, pero coincidiendo con mi próximo 25 cumpleaños he decidido empezar por una escapada de fin de semana a una capital europea. Con mi interior en plena ebullición por este momento de empoderamiento del que te hablé en el post anterior ‘Conociéndome a mí misma‘, en menos de 24h estaré subiendo a un avión con destino al frío de Copenhagen.

No es la primera vez que descubro una ciudad en solitario. Hace tres años estuve un mes completo viviendo (aunque acompañada) en Manhattan, Nueva York, pero pude dedicar mucho tiempo a hacer el turista siendo yo mi única compañía. Al volver, compartí estas líneas:

[Estoy] lista para empezar de nuevo con la rutina pero en un nuevo yo. Un yo con las cosas más claras y más maduro, o al menos así es como me siento. Salir de la zona de confort requiere ser valiente… creo que es uno de los retos más grandes que una persona puede afrontar por propia voluntad. La verdad es que nunca me ha dado miedo salir de la mía, me encanta un reto. La experiencia me ha enseñado que a veces puede ser difícil pero siempre tiene un lado positivo y reluciente. Estoy segura de que todas las personas que se atreven a ir más allá de su zona de confort recibe una bonita recompensa para el resto de su vida. Y un mes en Nueva York ha sido una muy grande y gratificante.

Es curioso cómo en otoño del 2015 mi foco no estaba puesto en los motivos que me han llevado a reservar esta escapada, y aún así lo que espero de este viaje está muy alineado. Mentiría si digo que no tengo expectativas de este viaje más allá de perderme en las calles de Copenhagen, una ciudad que respira diseño por todos los costados y que se está haciendo un nombre en el circuito de la moda. Deseo perder la noción del tiempo entre tiendas y cafés y sintiéndome como una local más (así es como más me gusta viajar, for the record)… Esta vez me apetece disfrutar conscientemente de la soledad y, aunque no siempre son agradables, también de los debates internos en los que todo se sacude por dentro.

Quiero poner en práctica lo aprendido estos meses atrás. Quiero estar presente y atenta a cada uno de mis pensamientos, a identificarlos y trabajar en ellos si hace falta. Quiero escuchar y responder a esa voz dentro de la cabeza que suele recrearse en la negatividad y la auto compasión si no le prestas atención. Porque ahora ya sé que un pensamiento negativo desatendido se puede convertir en un dolor de estómago, en una contractura muscular o incluso en un estado de ánimo negativo.

En Yoga se habla mucho de escuchar a tu cuerpo para darle lo que necesita, pero también de controlar la mente, y la práctica de esta disciplina me está dando las herramientas para ello. Ahora, cuando un pensamiento negativo cruza mi cabeza intento identificarlo y dejarlo ir, o recogerlo y convertirlo en algo positivo. Lo transformo en una meta que alcanzar, en una motivación para seguir trabajando en el cambio, en algo que rebatir con actitud positiva y así desacreditar a ese ‘malvado’ subconsciente… Como sucede con el fracaso, los pensamientos negativos están resultando ser grandes maestros para mí y ahora encuentro en ellos oportunidades para mejorar.

Casi nada, ¿no?

Working Girl Lifestyle | Viajar en solitario Deportivas Nike M2K Tekno | Abrigo de COS | Bolsa de The Animals Observatory

Para darte un respiro después de tanto pensamiento profundo, acabo el post con algo más ligero: este viaje también me está sirviendo como un ejercicio para minimizar los “por si acasos” en la maleta. Si viajo en coche y nadie me pone freno, soy capaz de llevarme la casa a cuestas con más ropa y entretenimiento que días voy a estar fuera. Aprovechando que he recuperado mi cierto gusto por los pequeños retos, he intentado reducir al máximo mi equipaje y viajar sólo con lo indispensable. Y no es por las posibles compras que pueda hacer en Copenhagen… 😉😉

UPDATE: Este viaje en solitario no puede haber resultado una mejor experiencia. Si te apetece leerla, aquí tienes mi Guía 48h en Copenhagen.

WRITE A COMMENT