¿CUÁNTO TE CONOCES?

05 de abril de 2016

Hace dos años, cuando empecé a trabajar, no sabía ni la mitad que sé ahora. Y no sólo me refiero a lo que he aprendido sobre mi profesión con el día a día, si no también me refiero a lo que he aprendido sobre mí.

Seré directa: ¿cuánto te conoces?

Enfrentarte a la vida adulta y tomar las riendas de tu vida asusta, pero es emocionante. ¡Menudo reto! Es ese momento en el que cualquier decisión que tomes, determinante o insignificante, marcará tu camino. Qué miedo, ¿verdad? Con 20 y pocos años, lo más normal es no saber qué quieres hacer con tu vida y por ello tomes decisiones sin fundamento ni objetivo que valga. You know nothing, working girl ?. Pero no te preocupes, te diré algo (muy obvio): en el saber está la clave.

Saber quién eres, cómo eres. Qué quieres y qué no quieres. Qué te gusta y qué no te gusta. Saber a qué estás dispuesta y cuáles son tus límites. En definitiva, conocerte a ti misma.

How much do you know yourself? | Working Girl Lifestyle

Está claro que nuestros pensamientos evolucionan y a menudo cambiamos de parecer, cosa que me parece muy lícita, pero partir con una ligera idea sobre ti te ayudará a tomar decisiones de las buenas: aquellas que tomas con las tripas habiendo escuchado primero a tu cabeza.

Hace dos años, yo no me conocía ni me hacía ningún tipo de pregunta. Simplemente avanzaba sin saber bien hacia dónde y tomaba decisiones siguiendo mi instinto sin tener en cuenta qué decía mi cabeza. En cuanto puse un pie en la vida adulta, me vi abrumada por toda la responsabilidad que cayó en mis manos: ni más ni menos que el resto de mi vida. Qué cómodo es cuando somos pequeños y nuestros padres deciden por nosotros, ¿verdad? Podría haber dejado que el sentimiento me afectara y perder la pista del camino, pero me lo tomé muy en serio y empecé a darle al coco, a reflexionar sobre qué quería en mi vida. Entonces me cayó una manzana en la cabeza: tomó sentido hacer un ejercicio de introspección. ¿Alguna vez lo has hecho?

Se trata de dedicarte una pausa para leerte por dentro. Redescubrirte, hacerte preguntas sobre ti, sobre los sentimientos y sensaciones que te abordan. Puede parecer absurdo (y quizá lo sea, esto de hablarse a una misma), pero te aseguro que parar un momento y mirar en tu interior es lo mejor que puedes hacer por ti. Es así como darás con aquellas cosas de tu presente que no te gustan y quieres cambiar; y sí, es así como tendrás algo más claro allá donde quieres dirigir tu vida.

Ahora sé el doble sobre mí que hace dos años y ahora puedo elegir y avanzar sin perder de vista el gran por qué. Mantén la motivación, ¡ve a por el tuyo!

A._

WRITE A COMMENT